6 millones de parados, ¿una oportunidad para la Formación Profesional?

Para todos es evidente que España tiene un problema descomunal de paro entre sus manos. En el 3º trimestre de este año 2013, la tasa de paro es del 25,98% y el número de parados 5.904.700 según el INE. Si miramos más en detalle al tipo de personas que están en paro por nivel educativo, nos damos cuenta de que 1.049.600 de los 6 millones no tienen ningún estudio o sólo primaria, y otros 2.164.700 tienen el título de ESO. Esto da un total de 3.214.300 personas que solo tienen los estudios más básicos (o menos) en paro. Más de la mitad de los parados. La mayoría son gente que abandonó los estudios para dedicarse a la construcción y ahora se encuentran en paro y sin formación, aunque no es el caso de todos.

¿Qué hemos de hacer para que estos más de 3 millones de parados que tienen la ESO o menos encuentren trabajo, o al menos consigan un mínimo de formación?. Desde hace unos años se viene hablando de minijobs, cosa que ya está ciertamente implantada pero personalmente no creo que sea la solución. Los minijobs no dejan de ser los contratos temporales mal pagados y precarios que ya tenemos en España, solo que incluso cobrando menos.  Parte de la solución a este problema pasa por solucionar el problema de la dualidad laboral, pero no ahondaré en eso ahora. Hasta ahora, lo que ha hecho la gente en esta situación es seguir estudiando hasta que pase el temporal, y la que ha podido se ha metido en una carrera o se ha puesto a estudiar un máster. Lo que fuera con tal de no salir al mercado laboral y estrellarse contra la dura realidad del paro.

Y es que existe una obsesión excesiva por la universidad en España. Nos hemos acostumbrado a creer que tener un título universitario nos servirá para tener un trabajo seguro. Eso no es del todo cierto y menos con la dualidad laboral que existe en España y que fastidia a todos los jóvenes por igual, sin importar su nivel educativo.

¿Pero qué hay de la Formación Profesional?. Actualmente en España hay algo menos de 700.000 alumnos de FP comparados con los alrededor de 1.600.000 alumnos universitarios . Hay una diferencia enorme producto de la ”titulitis” que sufrimos en España, pero también de la mala organización de la FP.

Para los parados la FP puede ser la vía más sencilla (que no fácil) para obtener una formación y que puedan acceder al mercado laboral con unas mínimas garantías. Porque no nos engañemos, toda esta gente sin apenas estudios no va a sacarse una carrera de Medicina solo porque haya estallado el ladrillo. Es importante recolocar a todos los jóvenes, parados y a los que hayan abandonado los estudios en el mercado laboral, o al menos en el sistema educativo. Hablamos de darles la máxima formación posible en el mínimo de tiempo que podamos para no alargar su situación de inactividad y un buen programa de Formación Profesional puede hacer mucho bien en ese sentido.

Recientemente la Comisión Europea proponía en este informe la implantación de un programa serio de Formación Profesional Dual precisamente para atajar este problema. Porque las empresas están siendo cada vez más exigentes a la hora de contratar, y los trabajadores deben generar una mínima confianza y para ello, deben tener una formación y algo de experiencia en el terreno laboral. La Formación Profesional no debe ir encaminada únicamente a formar a los parados, sino también a todos los que hayan abandonado el sistema educativo y a los jóvenes (entre ellos, los famosos‘’ni-ni’’, con riesgo de quedarse fuera del sistema).

Soy consciente de que si hablamos en un contexto puramente educativo, es muy importante hablar de educación infantil de 0 a 3 años, algo a lo que no se presta mucha atención en España, pero lo cierto es que no nos sobra el dinero, así que si ahora mismo tuviera que elegir entre financiar educación infantil o FP, me quedaría con la segunda. Porque la educación infantil se puede mejorar en cualquier momento; pero la situación de los parados es desesperada ahora. Sobre todo cuando ha aumentado tan drásticamente el número de parados de larga duración hasta llegar a los más de tres millones y medio de personas actualmente


Fuente: FEDEA

Todas estas personas tienen riesgo de quedarse fuera del sistema laboral y ser marginadas.

Creo que para recolocarlas en el sistema es importante hacer un plan de empleo a nivel nacional, en el que participen el Estado, las empresas, las comunidades y todas las administraciones a nivel local y mejorar las políticas activas de empleo. Y creo que la FP puede jugar un papel importante en ello, sobre todo si esta se centra en formar a los futuros trabajadores en todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, algo que estará muy demandado en el futuro cercano.

Hay que recordar: un país sin buenos profesionales no puede aprovechar la formación de sus universitarios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: